Liposucción y lipoescultura

Cirugía plástica

La lipoaspiración o liposucción es una intervención quirúrgica que permite remover, sin causar cicatrices cutáneas evidentes, los excesos de tejido adiposo localizados en algunas áreas del cuerpo como abdomen, nalgas, muslos, rodillas, mentón, mejillas y cuello. Los mayores beneficios se han cuando la grasa de eliminar está situada en la parte alta de los muslos, sobre las caderas, en región abdominal, en la parte interna de las rodillas y bajo el mentón.

Aunque ningún tipo de liposucción reemplaza los beneficios de un régimen alimentar apropiado y el ejercicio físico, la liposucción puede remover permanentemente aquellas zonas congénitas de acumulación de grasa que los métodos tradicionales no consiguen. El candidato ideal para una liposucción es un paciente de peso relativamente normal y cutis suficientemente elástico, que presenta “acumulaciones” de grasa en determinadas zonas.

La liposucción es efectuada en consulta con el empleo de técnicas anestéticas (fármacos endovenosos a obra del anestesista) pero casi siempre el paciente está parcialmente consciente.
La lipoescultura, prevé una intervención donde la grasa, retirada a través de la liposucción, es reinyectada en regiones corpóreas diferentes o sea como un lipofilling.
Este tratamiento permite una “escultura” corpórea más completa en una sóla operación.

El tiempo estimado para efectuar la liposucción puede variar considerablemente (también dos horas) según la zona de tratar, la cantidad de grasa removida, el tipo de anestesia y la técnica aplicada. Después de la intervención, las pequeñas incisiones son cosidas con puntos de sutura o tiritas cutáneas, pues el paciente tiene que ponerse por al menos 20 días una faja elástica para limitar el edema o hinchazón post-tratamiento.

Generalmente, el paciente tiene que estar a descanso pero poco a poco podrá iniciar a desarrollar actividades ligeras. Ya después de un par de días después de la intervención, el paciente tendrá que efectuar masajes sobre el área obrada para eliminar eventuales y leves irregularidades que podrían formarse durante del proceso de cicatrización.