Blefaroplastia

Cirugía plástica

La blefaroplastia se propone con el objetivo de eliminar el tejido adiposo y exceso de piel de los párpados superiores y/o inferiores. Nuestros ojos son la parte de la cara que principalmente caracteriza nuestra individualidad. Su “corte”, color y expresividad comunican nuestros estados de ánimo y a menudo, dicen mucho más de lo que expresan las palabras. Pues bien, las señales del tiempo producen en nuestro rostro una imagen cansada y envejecida.

También puede ocurrir a individuos muy jóvenes que los párpados, a menudo los superiores, estén recargados por tejido adiposo y cutis en exceso y necesitan, por tanto, de la intervención del cirujano para “aliviar” y “refrescar” el aspecto de la cara.

La blefaroplastia es una intervención en crecimiento exponencial entre las principales intervenciones de cirugía plástica solicitadas por los pacientes. La motivación más frecuente se debe a que la blefaroplastia es la intervención quirúrgica más adecuada y sencilla para mejorar la típica “pesadez” que los “bolsas” perioculares dejan en la cara. Por tanto, si la cara está “cargada” por la caída de la piel de los párpados superiores o inferiores, o peor aún por ambas, es posible solucionar el problema en tiempos extremadamente rápidos y de modo definitivo con la Blefaroplastia. Todos los pacientes que se someten a esta intervención quirúrgica regresan en casa el día mismo de la intervención, que se desarrolla por lo tanto, en régimen de cirugía ambulatoria con una duración aproximada de 30minutos si hablamos de blefaroplastia inferior o superior y 45 minutos si hablamos de ambas intervenciones.

La intervención se efectuará anestesia local, por medio de una inyección intravenosa ligera. El paciente mostrará, después de la intervención, un único punto de sutura y una tirita en el párpado superior o inferior. Este único punto de sutura será retirado después de 4-6 días y la cicatriz resultante estará bien escondida y será casi completamente invisible. Inmediatamente después del post-operatorio, no aparecerá ningún tipo de problema o molestia a la vista. Una tumefacción o hematoma caracterizarán la región periocular durante 4-8 días.

Luego, toda la cara se beneficiará de su nuevo aspecto más relajado y fresco y además cualquier molestia será aliviada por la prescripción del cirujano de fármacos específicos.

< Espalda