Rinoplastia

Cirugía plástica

La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos y funcionales de la nariz.
La nariz, después de los ojos, es la parte más evidente de nuestra cara. Su tamaño y su medida caracterizan el rostro. Cada año muchísimas personas en Europa eligen de mejorar el aspecto y la función de la propia nariz gracias a la rinoplastia. Muchos desean cambiar las dimensiones o el tamaño, otros desean poner remedio a daños causados por accidentes, otros sólo preguntan de poder respirar mejor. Si se requiere de modificar el aspecto de la propia nariz, es necesario un control médico especializado para que pueda revelarle al paciente las necesidades y las posibilidades que cada caso solicita. La nariz ideal varía de cara a cara, depende del tipo de piel, de la etnia, de la edad y de otras variables importantes. Durante la visita el cirujano discute y explica los procedimientos que se aplican para alcanzar los mejores objetivos también gracias a instrumentos gráficos de simulación que ayudarán a imaginar cuál podrá ser el efecto final de la intervención.

La intervención es efectuada en anestesia local y dura unos 40 min. Todas las incisiones necesarias son efectuadas dentro de la nariz misma y por eso resultarán invisibles. Ahora bien, de acuerdo con el análisis hecho por el cirujano previo a la cirugía, el dorso nasal requerirá aumento, disminución o alineación. Pues bien se va a operar una modificación del dorso nasal, de la punta nasal y también es frecuente que la rinoplastia se acompañe de otros procedimientos que quieren mejorar la función nasal. Entre ellos, la modificación de la forma del tabique nasal para corregir desviaciones septales que causen obstrucción o deformidad nasal.
Básicamente, Yo aplico la técnica “DELIVERY” que es una técnica aprendida por el Prof. Michele Pellegrini, de él ejecutada y enseñada por años y que lo ha devuelto el “deus ex machina” de la rinoplastia. Se trata de una técnica que permite intervenir, en tiempos extremadamente breves y sin traumatizar los tejidos, de modo preciso y correcto, así que la rinoplastia sea totalmente personalizable y para narices que luzcan como “no operadas” (nariz rehecha).

Pues bien, la intervención quiere armonizar los rasgos de la cara del paciente asegurándole tanto un rápido y agradable restablecimiento como pocos problemas y efectos collaterales.
Todos los pacientes que se someten a esta intervención regresan a casa el día mismo de la intervención. Dentro la nariz habrá un tampón compresor y protector por una semana.

La nariz y la cara, probablemente, se hincharán por unos día y un hematoma podrá aparecer en la parte inferior de los ojos. Todo será aliviado por la prescripción de algunos fármacos. Después de dos semanas se pueden empezar, con cuidado, las actividades deportivas.